Tumor Cerebral: Adenoma hipofisario

Tumor Cerebral: Adenoma hipofisario

Los adenomas hipofisarios son tumores benignos de la glándula pituitaria, una pequeña estructura ubicada detrás de los ojos, debajo del cerebro justo en el centro del cráneo. La mayoría de los tumores hipofisarios son benignos, lo que significa que no se diseminan a lugares distantes del cuerpo. Los tumores hipofisarios malignos son extremadamente raros.

La glándula hipofisaria es una parte principal del sistema endocrinológico (el conjunto de glándulas y órganos que producen hormonas). La hipófisis se llama la "glándula endocrina maestra", ya que produce hormonas específicas que controlan las actividades de otras glándulas y órganos endocrinos en el cuerpo.

Los adenomas pituitarios generalmente se desarrollan en adultos mayores, pero pueden ocurrir en niños. Estos tumores son muy comunes y se pueden llegar a presentar hasta en un 20% de los adultos. Aunque la mayoría de los adenomas hipofisarios son inofensivos, algunos causan problemas graves. Típicamente, se desarrolla un adenoma hipofisario en la parte anterior de la hipófisis, y su impacto está determinado por su tamaño y por si secreta hormonas.

Tipos de adenomas hipofisarios

Según si producen o no hormonas:

Adenomas hipofisarios funcionantes (productores de hormonas) secretan en exceso una o más hormonas: prolactina, hormona de crecimiento (GH), hormona adrenocorticotrópica (ACTH), hormona estimulante de la tiroides (TSH), hormona luteinizante (LH) y hormona folículo estimulante (FSH) Adenomas hipofisarios no funcionantes no secretan hormonas.

Según su tamaño:

Los macroadenomas son grandes (> 1 centímetro) y pueden comprimir las estructuras adyacentes, causando complicaciones graves, como la pérdida de visión. Los tumores grandes afectan la función de la hipófisis y causan deficiencias de hormonas (hipopituitarismo). Los microadenomas son pequeños (<1 centímetro) y rara vez comprimen los tejidos cercanos, pero pueden ser dañinos si secretan hormonas excesivas.

Tratamiento de los adenomas hipofisarios

La cirugía es el tratamiento predominante para los adenomas hipofisarios. El tratamiento es importante para tumores funcionantes o grandes; sin embargo, los adenomas no funcionantes pequeños y asintomáticos (incidentalomas) se vigilan de cerca y no se tratan necesariamente a menos que crezcan.

Cirugía tumor hipofisario: la mayoría de los adenomas hipofisarios se extirpan por la nariz (abordaje transesfenoidal). Esta vía permite a los neurocirujanos eliminar el tumor sin tocar el cerebro. Ver más detalles del tipo de operación en la sección: Cirugía Endoscópica Hipófisis y de Base de Cráneo. Actualmente la cirugía de los adenomas hipofisarios se realiza mediante un abordaje endoscópico realizado por un grupo experto en la realización de esta cirugía, como el equipo de Brain Spine Surgery Barcelona

Medicamentos: a veces se recetan medicamentos en lugar de cirugía o para el tratamiento de complicaciones después de la cirugía. Hay medicamentos disponibles para bloquear la producción de exceso de hormonas o corregir las deficiencias de hormonas.

Radioterapia: la radiación se usa para destruir el tumor cuando la cirugía sola es inadecuada o cuando un paciente es un mal candidato para la cirugía. La radioterapia no proporciona resultados inmediatos y los pacientes pueden tardar años en lograr el efecto completo.

Su neurocirujano le explicará con más detalle todos los aspectos que le puedan preocupar sobre su enfermedad.