Tumor Cerebral: Astrocitoma o glioma cerebral

Tumor Cerebral: Astrocitoma o glioma cerebral

Los astrocitomas o gliomas cerebrales son los tumores cerebrales primarios más frecuentes junto a los meningiomas y las metástasis. Estos tumores se desarrollan a partir de pequeñas células en forma de estrella llamadas astrocitos y pueden surgir en cualquier parte del cerebro o la médula espinal.

En los adultos, los astrocitomas aparecen con mayor frecuencia en el cerebro, que es la parte más grande del encéfalo. En los niños, la localización más frecuente es en el cerebelo.

Los astrocitomas se clasifican en diferentes grados según su grado de malignidad:

Grado I: astrocitoma pilocítico

Grado II: astrocitoma difuso / astrocitoma de bajo grado

Grado III: astrocitoma anaplásico

Grado IV: Glioblastomas (también llamado glioblastoma multiforme o astrocitoma de grado IV). Los astrocitomas anaplásicos y los glioblastomas son tumores considerados malignos que crecen y se diseminan agresivamente, representando más del 50 por ciento de todos los astrocitomas.

Los glioblastomas multiformes aparecen con mayor frecuencia en adultos entre los 50 y 70 años de edad. Es la variedad más común y más maligna de los astrocitomas.

La cirugía del astrocitoma cerebral consiste en realizar una craneotomía o ventana en el hueso para poder acceder a las estructuras intracraneales. Habitualmente cuando se abre la duramadre (la cubierta del cerebro), el cerebro está hinchado y, en ocasiones, no se diferencia correctamente el cerebro normal del tumor. Es en estos casos donde la utilización del neuronavegador (un gps intraoperatorio) o bien la ecografía puede ayudar a localizar el tumor.

Una vez localizado el tumor, el "centro" del glioma puede identificarse fácilmente, pero debido a que el tumor se disemina gradualmente en el tejido circundante, los límites de un glioma son difíciles de identificar. Es un tumor que se extiende más allá de la zona que aparentemente está afectada en la resonancia magnética, por lo que generalmente, la cirugía no lo puede eliminar por completo.

Es por ello, que especialmente en los grados III y IV (Glioblastoma multiforme) es necesario realizar un tratamiento complementario al mes de la cirugía: quimioterapia más radioterapia.

Actualmente el pronóstico vital de estos pacientes viene determinado por varios factores:

- Edad del paciente

- Estado previo (nivel funcional del paciente)

- Porcentaje de extirpación del tumor

- Perfil genético del tumor

Su neurocirujano le explicará con más detalle todos los aspectos que le puedan preocupar sobre su enfermedad.